Antonio Vivaldi es uno de los compositores más importantes de la historia de la música. A pesar de su éxito, su vida estuvo marcada por problemas de salud. En este artículo, vamos a profundizar en las enfermedades que padeció Vivaldi a lo largo de su vida.

Infancia y juventud de Vivaldi

Antes de adentrarnos en las enfermedades de Vivaldi, es importante conocer algunos datos sobre su infancia y juventud. Nació en Venecia, Italia, en 1678. Fue el mayor de seis hermanos y desde pequeño mostró un gran talento para la música. A los 15 años, comenzó a estudiar para ser sacerdote, pero debido a su precaria salud, nunca llegó a ordenarse.

Problemas respiratorios

Uno de los problemas de salud más conocidos de Vivaldi son sus problemas respiratorios. Se cree que padecía asma o bronquitis crónica, ya que en numerosas cartas habla de sus dificultades para respirar. En su época, no existían los medicamentos que hoy en día se usan para tratar estas enfermedades, por lo que Vivaldi tuvo que aprender a convivir con ellas.

Problemas de visión

Otro de los problemas de salud de Vivaldi fue su mala visión. Se sabe que padecía de estrabismo, una afección que hace que los ojos no apunten en la misma dirección. Además, algunos expertos creen que también sufría de glaucoma, una enfermedad que daña el nervio óptico y puede provocar ceguera.

Problemas gastrointestinales

Vivaldi también sufrió problemas gastrointestinales durante su vida. En algunas cartas se quejaba de dolores de estómago y de haber perdido el apetito. Se cree que pudo sufrir de una úlcera o de problemas digestivos crónicos.

Enfermedades de transmisión sexual

A pesar de que la vida privada de Vivaldi es un tema controvertido, algunos estudiosos de su obra creen que padeció enfermedades de transmisión sexual. En algunas de sus cartas se habla de síntomas como llagas en los genitales y dolores en la zona pélvica, lo que podría indicar que contrajo alguna enfermedad venérea.

Conclusión

En definitiva, la vida de Vivaldi estuvo marcada por numerosos problemas de salud que no le impidieron convertirse en uno de los compositores más importantes de la historia. A pesar de no haber recibido un tratamiento adecuado para muchas de sus enfermedades, Vivaldi supo sobreponerse y seguir trabajando en su música hasta el final de sus días.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *